Recetas/ Sazón y Gusto

Macarrones a la Rossini

Macarrones a la Rossini

Macarrones a la Rossini

Si un plato de pasta te parece una de las mejores comidas para disfrutar, les encantará probar distintas preparaciones de este plato, si además quieres que sea un tanto especial, puedes probar con los Macarrones a la Rossini o Maccheroni alla Rossini, un clásico de la cocina italiana y como tal, tiene múltiples versiones.

Seguro que ya sabes que el nombre de este plato de pasta se debe al compositor italiano Gioacchino Rossini, un amante de la cocina y de la buena mesa, y con su apellido no sólo ha dado nombre a los macarrones, también a otras elaboraciones culinarias que tienen en común el uso de la trufa y el foie, desde un tournedós a los huevos, los canelones… Si tienes una buena receta ‘a la Rossini’ para compartir, ya sabes que será bienvenida. De momento, tomad nota de esta receta de macarrones que les va a encantar.

Ingredientes (4 personas)

  • 350-400 gramos de macarrones
  • 1 pechuga de pollo de corral
  • 100 gramos de foie fresco
  • 2 cebollas de Figueres grandes
  • 30 gramos de manteca de cerdo ibérico
  • 1 cabeza de ajos
  • 1 c/s de tomate concentrado
  • 2 tomates de colgar
  • 100 gramos de queso trufado (en una loncha)
  • c/n de vino rancio o brandy
  • Hierbas aromáticas frescas (tomillo, tomillo cítrico, mejorana, romero y perejil)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra.

Elaboración

Hacemos un baño de sal para la pechuga de pollo, sumergiendo la carne en una solución con 50 gramos de sal por litro de agua. Lo mantenemos dentro y en la nevera durante 30 minutos. Luego la sacamos y la secamos bien con papel de cocina, así el pollo coge la sal necesaria como condimento.

Cortamos las cebollas en brunoise y las ponemos en una cazuela grande con una cucharada de manteca de cerdo ibérico y un chorro de aceite de oliva virgen extra. En una cazuela de acero inoxidable asamos la pechuga de pollo de corral con un poco de aceite de oliva virgen extra y una cucharada de manteca, la cabeza de ajos cortada por la mitad y un poco de tomillo, perejil, mejorana y romero. Lo mantenemos a fuego medio y con la cazuela tapada durante 10 minutos, girando la pechuga a los 5 minutos.

Una vez que la cebolla está casi rubia, añadimos un chorro de vino rancio, dejamos que se evapore el alcohol y continuamos cocinando hasta que la cebolla esté bien dorada. Rallamos los dos tomates de colgar en un bol y los tamizamos en un colador de malla fina pasándolos a otro bol. Añadimos una cucharada de salsa de tomate concentrada y vertemos esta mezcla en la cazuela donde tenemos la cebolla. Dejamos que cueza 5 minutos.

Ponemos a hervir cuatro litros de agua con un poco de sal. Añadimos a la pechuga asada un chorro de vino rancio y colamos los zumos con una malla fina para verterlos en la cazuela del sofrito. Mientras tanto, dejamos enfriar la pechuga de pollo una vez hecho. Hervimos la pasta durante los minutos que indique el envase.

Cortamos la pechuga bien pequeña y la añadimos a la cazuela del sofrito junto al foie cortado en trocitos pequeños. Dejemos que el foie se deshaga. Y una vez que los macarrones están cocidos, los pasamos con la ayuda de una araña a la cazuela donde tenemos el sofrito de cebolla, tomate, pechuga de pollo y el foie, ya deshecho. Lo mezclamos. Añadimos tres vueltas de pimienta negra.

Acabado y presentación

Servimos los macarrones a la Rossini en los platos y rallamos el queso trufado para que caiga por encima.

Abreviaturas
c/s = Cuchara sopera
c/p = Cuchara de postre
c/c = Cuchara de café
c/n = Cantidad necesaria

Ver fuente

Relacionados