Sazón y Gusto

¿La pasta engorda?

Fabrizio della Polla

Uno de los alimentos más populares del mundo es la pasta. Su origen o invención no está muy claro. Unos dicen que apareció por primera vez en el antiguo Oriente y que Marco Polo la introdujo en Europa durante el Siglo XIII. Hay quienes sostienen que ya en el Imperio Romano formaba parte importante de la dieta.

Sea como sea, lo cierto es que el consumo de la pasta se popularizó hace mucho tiempo y no existe casi ningún rincón del planeta donde no se coma o no se pueda conseguir algún platillo que la incluya como ingrediente.

¿La pasta engorda?

Pero con su popularidad, la pasta ha ganado otro tipo de fama: se le acusa de contribuir a aumentar los índices de obesidad y de ser una de las principales causas del aumento de peso de millones de comensales alrededor del planeta.

Los hidratos de carbono contenidos por la pasta ahora son temidos por quienes se ponen a dieta y figuran entre los primeros alimentos prohibidos en la lista de aquellos que buscan perder kilos.

Pero, ¿es realmente la pasta causante de sobrepeso?

Muchos de los nutricionistas no recomiendan incluir la pasta en la dieta, pero tampoco la cesuran por completo y no son tan duros al referirse a su consumo.

En verdad, la pasta será un enemigo de la dieta dependiendo de la forma cómo se consuma.

Si se ve con objetividad, la pasta posee hidratos de carbono, elementos esenciales para que el cuerpo funcione de manera correcta, pues se encargan de suministrar energía.

Además, la pasta también contiene hierro, importante en la formación de los glóbulos rojos, responsables del transporte de oxígeno en la sangre.

Por otro lado, aporta vitamina A y ácido fólico, que es parte del complejo B, el cual protege las células sanas, ayuda en la formación del sistema nervioso y reduce el porcentaje de aparición de enfermedades.

la pasta se le señala como una de las responsables de la obesidad en la población, en gran medida porque es un alimento a base de harina.

Sin embargo, un estudio reciente realizado en Italia, donde participaron 23.000 personas, reveló que quienes comían la mayor cantidad de pasta tenían menor índice de masa corporal.

Esto contradice la creencia que acusa a la pasta de engordar a la gente.

De acuerdo a lo anterior, la pasta no es la causante de la obesidad o se puede hacer que no contribuya a ella si se eligen salsas menos calóricas, agregando vegetal como brócoli, maíz, legumbres y arvejas y con enfríarla y cocinarla nuevamente para que el almidón sea menos digerible y produzca menos calorías.

¿La pasta engorda?

En realidad, para evitar que la pasta sea un enemigo del peso, es fundamental evitar los excesos y acompañarla de hábitos de vida saludables, realizar actividad física y descansar el tiempo suficiente.

La pasta por sí sola no engorda. Como suele suceder con mucho de lo que llevamos a la boca, son los aderezos y acompañantes los responsables de nuestra buena o mala salud alimenticia.

Fuente

Relacionados