Bebidas/ Sazón y Gusto/ Vinos

El vino en lata, una moda entre los millennials

El vino en lata, una moda entre los millennials

Es más fácil de abrir y transportar y el precio es más accesible

El lanzamiento del vino en lata comenzó hace más de 10 años de la mano de compañías vitivinícolas establecidas como la bodega ubicada en Napa Valley, Francis Ford Coppola, que desde el año 2004 enlata su vino espumoso “Sofia Blanc de Blancs”.

Anteriormente, la mayoría de los vinos enlatados en el mercado no tenían una añada, una variedad de uva o algún nombre de una región productora de vino. Pero debido a la creciente demanda de este producto, las bodegas han decidido formalizar la presentación del vino enlatado.

Actualmente, el vino enlatado goza de una creciente popularidad en Estados Unidos, España y Francia.

Algunos millennials quieren comprar vino y consumirlo de manera práctica y simple, sin que por ello pierda calidad.

Beber de una lata es mucho más casual y sencillo que usar un sacacorchos para abrir una botella y verter el vino en una copa o vaso. Además, es más fácil enfriar una lata que una botella de vidrio.

Otra de sus ventajas es que, a diferencia de las botellas de vino, las latas son más fáciles de transportar y el precio es más accesible, rondando los cinco euros de media.

Al mismo tiempo, al preferir latas de aluminio, se contribuye a reducir la huella de carbono y promover un reciclaje más eficiente.

Las botellas de vidrio representan hasta el 73 por ciento de la huella de carbono de una bodega. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos explica que el 80 por ciento de las botellas de vino terminan en vertederos.

La industria de bebidas enlatadas ha crecido en muchas direcciones, desde cócteles hasta sakes y, por supuesto, varios tipos de cerveza artesanal. El desafío es demostrar que el vino en lata puede cubrir las expectativas del consumidor tradicional.

Lo que es un hecho, es que si se trata de contemplar el color y los aromas en el vino, éste se deberá servir en una copa.

Los millennials siguen obligando a la industria de alimentos y bebidas a salir de lo convencional. Hasta la fecha, varias bodegas se han apuntado al mundo del vino enlatado y lo han impulsado elevando la calidad para mejorar la percepción del producto.

Ver fuente

Relacionados